EL RETORNO HACIA LA SOCIEDAD DE LA INNOVACIÓN EN LAS CIENCIAS SOCIALES. APRENDIENDO PARA EL FUTURO

En estos momentos en que se ha producido un importante cambio en el modelo de enseñanza en el ámbito universitario como consecuencia de las exigencias de Bolonia, que piden que se forme a los estudiantes en competencias de muy diversa naturaleza, el retorno de la Universidad hacia la sociedad comporta un nuevo reto: facilitarles la adquisición de dichas competencias (intelectuales o participativas, genéricas o específicas, profesionales o de investigación) de modo que puedan afrontar con éxito los retos que se les presentarán con ocasión de su ejercicio profesional.

La necesidad de que se produzca la devolución hacia la comunidad de los recursos que la sociedad emplea en la formación de los futuros egresados ha supuesto que la Universidad haya tenido que añadir a sus tradicionales funciones docente e investigadora la de transferencia.

Por otro lado, esto que es relativamente no solo frecuente, sino consustancial al ámbito de las Ciencias experimentales (basta para ello en pensar en algunos ejemplos como la tecnología aplicada al servicio de la medicina o de la seguridad), resulta mucho más complicado en el campo de las Ciencias sociales porque es difícil asociar la transferencia con algo cuantificable, tangible.

Pero la transferencia va un poco más allá de este retorno vehiculado por los estudiantes y requiere que la sociedad se beneficie de modo directo de lo que se hace en la Universidad, no tanto en cuanto nuestros egresados se incorporen a su ejercicio profesional, sino en la medida en que la propia Universidad sea capaz de resolver problemas que a la sociedad le importan.

En este sentido, se ha dicho que la Universidad tiene la obligación de ampliar los objetivos de aprendizaje formal para incluir entre ellos el compromiso cívico; que la Universidad debe educar para la ciudadanía, una ciudadanía consciente y solidaria, comprometida con los problemas sociales; que la Universidad debe ser responsable desde el punto de vista corporativo… y el Aprendizaje-Servicio es una herramienta muy adecuada para conseguirlo.

¿Cómo puede el ApS hacer esa transferencia hacia la sociedad?

Es de sobra conocido que el Aprendizaje-Servicio es una herramienta de aprendizaje experiencial que, como su nombre indica, otorga idéntica relevancia al aprendizaje de los estudiantes y al servicio que se presta a la comunidad, siendo éste el elemento clave para poder llevar a cabo dicha transferencia, aunque de nuevo aquí chocamos con dificultades añadidas en el terreno de las Ciencias sociales.

Lo que he descubierto al analizar con detalle muchos de los proyectos de ApS que se han desarrollado es que también en su mayoría se han vinculado a las Ciencias experimentales o médicas: la Biología, la Farmacia, la Medicina, la Fisioterapia…

Por ejemplo, se diseñan y realizan ejercicios de recuperación o para controlar el deterioro cognitivo en Residencias de ancianos, o en Centros de día, o se les enseña a los mayores o a los jóvenes de institutos y colegios a conocer los efectos de una buena alimentación, o a interpretar el prospecto de los medicamentos o la composición de los alimentos envasados o procesados…

De nuevo en estos casos, la experimentalidad es un elemento que facilita la prestación del servicio al permitir identificarlo de forma relativamente sencilla con algo tangible lo cual vuelve a ser un obstáculo encubierto para conseguir la aplicación del propio ApS en el ámbito de las Ciencias sociales.

En este entorno, casi la totalidad de los Proyectos que he conocido consisten en asesorar sobre temas jurídicos (las llamadas clínicas jurídicas), o en formar en competencias lingüísticas a los inmigrantes. Incluso este tipo de proyectos que, indudablemente, da lugar a importantes transferencias hacia la sociedad y que puede resultar relativamente sencillo de implementar en una Universidad presencial, cuenta con una dificultad añadida en el caso de la UNED porque no tenemos un contacto directo con los estudiantes, sino a través de medios telemáticos y porque, además, nuestros alumnos están dispersos por todo el mundo.

Por eso, el diseño de un Proyecto de ApS en la UNED requiere, en mi opinión, de un ejercicio de imaginación más potente.

En el caso de la experiencia que se ha desarrollado en la UNED por el Grupo de Innovación Docente que coordino (GID 2016/16) la idea fue vincularlo a alguna de las asignaturas en las que los profesores participantes en el Proyecto tenemos docencia.

En este sentido, decidimos implementarlo en la asignatura Gestión Pública, del Grado en Ciencias Jurídicas de las Administraciones Públicas y en la asignatura Planificación y Evaluación de los Servicios Sociales, del Grado en Trabajo Social.

Al tratarse de dos titulaciones que se imparten en la Facultad de Derecho, se podían buscar contenidos cercamos en ambas disciplinas de modo que fuera posible concebir la dimensión aprendizaje de forma idéntica, con independencia de la procedencia de los estudiantes implicados en el desarrollo del Proyecto, y fuera sencilla la selección de los materiales de apoyo. Con estas restricciones de pensó en orientar el Proyecto a la elaboración de indicadores para evaluar programas públicos y, para aproximar más los contenidos, los de carácter social porque entroncan mejor con el Grado de Trabajo Social y se analizan con bastante detalle en el programa de Gestión Pública en el que se dedica casi la mitad de su extensión al estudio de la intervención pública en el ámbito del bienestar: educación, sanidad, vivienda, pensiones, desempleo, pobreza…

Por supuesto que la relación personal que nos une a los docentes de ambas asignaturas ha facilitado enormemente la tarea de sacar adelante esta iniciativa.

Todo ello unido al hecho de que, teniendo en cuenta en reparto de competencias entre los diferentes niveles de Administración Pública, estos temas encajaban en el ámbito de responsabilidad del Ayuntamiento de Madrid con el que la UNED tiene suscrito desde 2017 un Convenio con el propósito de institucionalizar la colaboración entre las universidades de Madrid y el Consistorio de la ciudad para el desarrollo y la difusión de estos proyectos de ApS.

Con este planteamiento, la transferencia directa del Proyecto ha consistido en proponer al Ayuntamiento de Madrid 48 indicadores para evaluar el Plan Operativo Contra la Trata y otros Abusos de Derechos Humanos en contextos de prostitución implementado entre 2018 y 2020, agrupados en las 5 categorías siguientes: Indicadores relacionados con la investigación y mejora del conocimiento (6); Indicadores relacionados con la Educación y la concienciación social (6); Indicadores relacionados con la detección y la coordinación (11); Indicadores relacionados con la atención integral y la reparación a las víctimas (17); indicadores de impacto en el aprendizaje (4) e indicadores de impacto social del Proyecto (4) con el fin de poder determinar el éxito de la herramienta del APS.

Pero la transferencia derivada de la implementación del Proyecto ha ido más allá de la propuesta de indicadores porque lo que se ha conseguido con su aplicación es que los estudiantes implicados en su desarrollo puedan conocer de primera mano en qué se gasta parte de los recursos del Ayuntamiento de Madrid, su vinculación con algunos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, cómo se ha diseñado el mencionado Plan y cómo se puede conocer el grado de eficiencia del mismo, lo cual contribuye no solo a facilitar al Ayuntamiento de Madrid recursos para su evaluación, sino  a mejorar la transparencia de su gestión y la rendición de cuentas hacia la ciudadanía. De este modo, las dos dimensiones inherentes al ApS están presentes en esta experiencia.

Además, este diseño puede replicarse con otros programas y con otros Ayuntamientos por lo que las vías de colaboración se pueden ampliar significativamente, contribuyendo así a mejorar la responsabilidad corporativa de la UNED y a dar contenido al mencionado Convenio.

Finalmente, al tratarse de una institución pública, una vez conocidos los resultados del mencionado Plan, el propio Ayuntamiento puede contribuir con su actuación posterior a amplificar los efectos de una gestión más eficiente de las actuaciones que dirige a dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía.

Todo ello, por supuesto, aparte de lo que en el mundo académico se entiende como transferencia del propio conocimiento entre la comunidad científica dando a conocer la experiencia en diferentes Congresos y publicaciones.

Finalmente, me gustaría destacar que todo este esfuerzo se ha visto compensado con la concesión del Premio a la transferencia de la IV Edición de los premios UNED-Santander de Investigación, Transferencia y Divulgación Científica 2020 precisamente por este Proyecto: Transferencia hacia la sociedad del aprendizaje proporcionado por la UNED a sus estudiantes de la Facultad de Derecho a través de un Proyecto de Aprendizaje- servicio con el Ayuntamiento de Madrid (Boletín Interno de Coordinación Informativa -BICI- de 27 de julio de 2020).

¿Qué se puede aprender para el futuro a partir de esta experiencia?

Yo creo que la lección fundamental es que no hay que poner barreras a la innovación en la educación universitaria, que tampoco hay que hacerlo en el caso de plantearse la transferencia hacia la sociedad en el ámbito de las Ciencias sociales y que es muy importante la colaboración entre colegas y entre disciplinas porque permite alcanzar resultados transversales y ampliar el impacto del trabajo realizado.

Finalmente, las instituciones colaboradoras, es decir, las receptoras del servicio asociado al ApS, no solo pueden beneficiarse del servicio que como parte del ApS altruistamente les presta la Universidad, en este caso la UNED, sino que se erigen en fuentes de difusión y de amplificación de esa potencial transferencia.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.